martes, 19 de abril de 2016

Ladrillo a ladrillo (parte 8)


Como siempre, nosotros seguimos conservando la esencia de cada cosa, y en este caso, la puerta de entrada era de los pocos elementos muebles que habíamos podido rescatar de la vivienda, para poder darle una nueva vida.


En la fotografía anterior, mostramos la puerta parcialmente a la forma en la que nos la encontramos, puesto que ya le habíamos efectuado una serie de acciones, como el cambio y cierre de antiguas cerraduras y el refuerzo perimetral con hierro para hacerla más resistente.

Como el bastidor quedaba al aire y la puerta era de gran tamaño, decidimos poner marcos de 15 cm al rededor de la puerta, también nos lo permitían los más de 3 m de altura de los techos, evitando dar sensación de agobio al espacio.





La madera utilizada fue pino cepillado, que se utiliza posteriormente también para realizar el rodapié.

Tras terminar de ensamblar las diferentes piezas que componían el marco pasamos a sellar las juntas con masilla para madera. 
Una vez seca y lijada, limpiamos la superficie y pintamos la puerta en color negro satinado.


Una vez seca la pintura lijamos y damos una segunda mano.

Al secar colocamos cerraduras,mirilla, etc... Y la dejamos listas para dejarnos pasar durante otros cien años más.







Encuadrando......

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada